Es que yo soy así, y no puedo cambiar.

Muchas veces he escuchado está frase en mis sesiones de coaching “Es que, yo soy así, y no puedo cambiar.” A lo mejor, también ustedes la han escuchado antes, un montón de veces. Y está es una afirmación limitante, si lo supiéramos, no la usaríamos más, pensar o decir que no podemos cambiar, es tan falso como un billete de $3.00.

Y está frase la hemos escuchado y crecido con ella, desde nuestros entornos sociales, familiares, profesionales y hasta laborales, sobre todo, cuando la usamos junto con otras expresiones limitantes como: “Es igual de haragán que su padre”, “Es torpe como su madre”, “Es muy distraída, no presta atención en clase”, “Ya nació así, y no pasara de lo mismo.” Y muchas similares más.

Todos estos juicios de valor, se acaban convirtiendo en profecías auto cumplida o “Efecto Pigmalión”, que consiste en que cuando tenemos una creencia firme respecto a alguien o algo, acaba cumpliéndose. Nuestra conducta intenta ser coherente con las creencias que sostenemos, y al final, por ejemplo, el niño termina siendo “un haragán”, la niña termina siendo “una distraída con bajas notas” … y así sucesivamente. Y esto, un día tras otro, a lo largo de los años, puede acabar convirtiéndose en un peso muerto, que hace que nos definamos a nosotros mismos como desordenado, y creer que como somos así, no podemos cambiarlo.

Cuando uno mismo se autoimpone un pensamiento limitante, estamos limitando nuestro propio desempeño y crecimiento, y estamos asumiendo que somos de una determinada manera inamovible y estática. Lo cierto es que no somos de una determinada manera, sino que estamos siendo de esa manera. Y depende de nosotros mismos querer cambiarlo o no.

Puede que hayamos crecido creyendo que somos desordenados, y que no podemos cambiarlo, pero quizás la pregunta podría ser, ¿Queremos cambiarlo?,  es posible que la respuesta sea que no, porque ser así no está suponiendo ningún problema en el día a día, y por lo tanto no existe la necesidad de cambiar, y puede incluso que nunca lo hayamos planteado. Sí es así, está bien.

Pero puede ser que la respuesta sea todo lo contrario, que te esté dando problemas el desorden que hay a tu alrededor, y te gustaría ser de otra manera, pero claro “como eres así”, ya no hay solución, pero déjame decirte algo: sí que la hay, pero claro, depende de ti, y sólo de ti cambiarlo, y requerirá de esfuerzo y dedicación, en una próxima entrega veremos cómo.

¿Y tu que piensas?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close